La semana santa siempre ha tenido algún significado en nuestras vidas, es una muy esperada fecha para tomarse unos buenos y largos días de vacaciones, a otros les hace recordar la pasión y resurrección de Cristo. Para mí, tres semana santas han marcado mi vida, pues cosas personales me han ocurrido en esta fecha especial.   

       La última vez que vi a mi padre fue un domingo de Resurrección, cuando lo enterramos un 26 de Marzo de 1989. Dieciocho años después un 16 de Abril del 2006 en Domingo de resurrección, me encontraba en la habitación de un hospital dando a luz a mi hijo Miguel a las 8:38 de la noche, es así como las enfermeras llamaron a mi hijo “an easter baby”. Y casi un año después, el pasado 8 de Abril en domingo de Resurrección, mi hijo Miguel dio sus primeros pasos a la vida. Casualmente nació y caminó un domingo de Resurrección casi a la misma hora que vino al mundo.  

Y así, “siempre en pascua” ha ocurrido un momento triste o feliz, pero de alguna manera especial en mi vida.  

Aquí muestro un pequeño video de este inolvidable momento!