Gracias a Dios, quien no le permitió nunca y no le permitará ya, a este hombre ser un mártir.

Hierba mala nunca muere

Fidel Castro.