Desde que Miguel entro en mi vida, pues por su puesto todo ha cambiado. Desde hace 6 meses no trabajo o mejor dicho trabajo poco o en lo que pueda. Gracias a Dios tengo la dicha de poder trabajar desde mi casa y en mi propio negocio, mientras el que se va a la oficina es Max. Antes hacia de secretaria, relaciones públicas, contadora, ventas, marketing, atendía el almacén, importaciones, exportaciones, hacia ordenes de compras, facturas, cobraba, le pagaba a los empleados, barria la oficina, jajaja! que no hacia!?, tenia tantas cosas que hacer, tantas cosas en la mente, ahora solo me quede con pagarle a los empleados y el marketing de la empresa, cosas que no son tan urgentes, bueno solo a fin de mes!.

 Así que me da por hacer todo en la casa, quiero remodelarla de arriba a abajo, cambio los muebles, limpio, lavo, no plancho!!😉. Muevo cosas, rediseño aquí, allá. Quiero comenzar a estudiar otra vez, hacer un curso de lo que sea, estoy como loca por hacer cosas nuevas, quiero dar un cambio. Max se vuelve loco cuando le digo sobre las cosas que quiero hacer, o mis planes de remodelación de la casa, es que no me encuentro, necesito ya hacer algo conmigo. 

Tengo un hijo maravilloso claro! que amo y cuido cada día, que me mantiene bastante ocupada, pero en lo personal, me siento extraña, perdida por el mundo, tal cual sin rumbo. Creo que me hace falta ese stress o la acción, un rumbo profesional. Simplemente creo que extraño todo eso, ya después me encontraré quejándome por unas vacaciones! =S